MataFríos, el vino especiado de Alto de Inazares

El reto es el permanente estímulo de la bodega Alto de Inazares.

Con la entrada del nuevo año 2021 las familias Prieto y Pina presentan MataFríos, un vino especiado servido caliente. Se trata de un cocktail a partir de una infusión de vino con especias.

Nos hemos sumergido en la antigüedad, investigando distintas recetas, para crear este preparado de vino especiado. Está elaborado a partir de uvas balsámicas, herbales y florales, maridadas con una cuidada selección de especias.

Angela Pina y José Andrés Prieto, co-fundadores de Alto de Inazares

Angela Pina y José Andrés Prieto, co-fundadores de Alto de Inazares

Este vino especiado se nutre de las influencias de la cultura mediterránea conjugando los aromas de las uvas Monastrell, Pinot Noir y Viognier, las especias canela, clavo, laurel, nuez moscada, pimienta, anís estrellado, cardamomo… y los cítricos naranja y limón.

Matafríos se cuece en el acto, dejándolo macerar unos minutos antes de servirse caliente.

Adornado de una rodaja de naranja y una rama de canela este es un cocktail elegante que anima las reuniones los días de frío.

¿Cuál es el origen del vino especiado?

Los vina condita ocuparon un lugar relevante entre los vinos del Bajo Imperio Romano, a principios de nuestra era. Se trataba de vinos condimentados (conditum) que gozaban de gran prestigio entre la alta sociedad, por el refinamiento de sus recetas. Eran muy apreciados no solo por sus cualidades organolépticas sino por sus propiedades reconstituyentes y medicinales. En un intento de frenar su especulación, llegó a valer 24 denarios frente a los ocho denarios de un vino de mesa o los cuatro que se cobraba por una cerveza.

Autores romanos como Columela, Apicio, Paladio, Cayo Plinio Secundo, han transmitido y comentado estas recetas a través de sus publicaciones.

Médicos bizantinos como Aecio de Amido y Oribasio de Pérgamo ponderan sus virtudes en sus tratados.

En la Edad Media, pasó a denominarse Hipocrás. Era considerado en la cocina medieval como un lujo reservado a muy pocos. Grandes sabios españoles como Arnaldo de Vilanova y Ramón Llul  recomiendan el empleo de estas recetas grecorromanas por necesidades dietéticas o medicinales.

Durante el Renacimiento, en la época de Leonardo da Vinci, el vino especiado fue compañero inseparable de los mercaderes cuando negociaban en sus puestos al aire libre. El libro botánico Herbarium Apuleii Platocini de 1481 recoge con detalle varios de estos preparados.

Durante el siglo XIX, estos vina condita romanos recuperan su reputación entre la burguesía europea, cuando resurgen nuevas y distinguidas recetas, convirtiéndose en impulsores de otras bebidas modernas, aperitivos como el vermú (wermut), y famosos digestivos italianos como el Campari, Cynar, Fernet …  todos ellos elaborados a partir de mostos y hierbas aromáticas de diversa procedencia.

Contribución

MataFríos es la contribución de la Bodega Alto de Inazares a la recuperación de una tradición que ha viajado a lo largo del tiempo a la sombra del apreciado vino seco.

Si quieres seguir informado de las noticias de nuestra bodega y del Club Alto de Inazares,

Suscríbete a nuestro boletín de noticias.

Publicado en Sin categoría.

Deja una respuesta